Ir al contenido principal

Las Apariencias Engañan

(Cortando totalmente las pseudo-secuelas anteriores)
.
A veces pasa que uno fija su vista en cosas que se ven bellas, e incluso uno se permite apostar todo a ganador, un "voy a por ti"... Talvez diga relación con el afán de progreso propio de los humanos o será una manifestación del instinto?.
.
En cualquier caso, es algo malo... Alguna vez recuerdo haber escuchado al "Lorca" (un ex compañero de carrera) decir que los hombres somos instintivos por naturaleza, nos guiamos por sensaciones esporádicas, por "calenturas" del rato, y somos capaces de destruír cosas que cuesta años construír, solo por seguir ese instinto.
.
Pasa con vicios como los juegos, el carrete, el sexo... Un creyente diría "al toque, un 'libranos de la tentación' bastará", pero puede ser un poco mas que eso.
.
El problema es que (pa justificar el título del blogazo) las apariencias engañan, uno percibe cosas que no son, se la juega por cosas que se las lleva el viento y, por ello, pierde grandes cosas...
.
Es cierto que "quien no se arriesga, no cruza el río", o como dijo Cecilia Bolocco mientras su barco de rating hace agua, "quien le teme a los desafíos, no conoce el éxito", pero claramente hay una precariedad en la actuación instintiva, uno ve lo que quiere ver...
.
Así, uno ve que a la próxima ficha del tragamonedas, o al próximo Kino, si le dará el palo al gato... Es un absurdo.
----------------------------------------------------------.
A propósito de "Las Apariencias Engañan", pasa que a veces uno le resulta "desagradable" a determinadas personas y bajo pretexto del "solo porque sí", claro, a veces las personas podemos dar sensaciones muy distintas, y dependiendo del receptor de esas sensaciones, de como codifique las percepciones, será la opinión que obtenga de nosotros.
Este blogazo podría tener concordancia con este otro... http://rochy.blogspot.com/2005/05/las-estpidas-apariencias-en-el-mundo.html

Comentarios

  1. Claro, las apariencias engañan, como decía tu amigo y le encuentro toda la razón, el hombre es un animal instintivo y la mayor parte de las pelotudeces que hace es por calentura, por no medir las consecuencias de sus actos y dejarse llevar por los instintos.

    Si las apariencias engañan es simple y llanamente porque nosotros, seres humanos patéticos, no somos capaces de enfrentar la verdad y afrontar las consecuencias de nuestros actos, tememos al que diran y nos escudamos tras miles de mascaras que utilizamos dependiendo de la ocasión, por tanto, las visiones que de nosotros existan son múltiples, pero muy pocos conocen la esencia, la verdad del ser humano en su más sencilla e intimista expresión, nada es lo que parece, no hay que dejarse engañar, somos actores en un gran escenario quienes retomamos nuestras mascaras al salir de las tablas y retornar el mundo real.


    besos y abrazos mi querido rochy :wub:

    ResponderBorrar
  2. Es muy cierto Ladycita, tenemos máscaras para cada ocasión... A veces ni nosotros mismos nos conocemos realmente, y reaccionamos de manera impulsiva a determinados factores...

    Y la racionalidad se va a la basura...

    Atró...


    Saluditz pa usté! :wub:

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

"Ser Alguien" En La Vida...

- Hijo, en la vida hay que estudiar para ser alguien - ¿Y con eso basta, papá?... . En general, los padres tienden a decir "hey, estudia... sé alguien!"... . Y no deja de ser curioso, pues la mayoría de los padres no titubea en señalar que hay que estudiar para llegar a "ser alguien"... ¿Y los que no estudian?, ¿no son "alguien"?. . Es un absurdo, desde todo punto de vista, aleccionar desde pequeños a los niños con ese discurso pro-estudios, y es un absurdo, porque por una u otra razón, no todos pueden estudiar, o no a todos les gusta estudiar o simplemente porque "ser alguien" no implica tener un título profesional o algo por el estilo. . Recuerdo esta frase super pegada en un compañero de colegio, que a cada instante decía "yo quiero estudiar para ser alguien", y la vida le jugó la mala pasada de no permitirle estudiar. Y así, ¿que obtenemos?, ¿gente que vive en el limbo?, no es ni "alguien" ni "nadie"... Claro, de

LA TV INFORMA, EDUCA, ENTRETIENE Y...

El Periodismo Xtreme Llegó!: Idolatra y genera fama, pero también asesina... ¿todo por el rating?. Por Rochemback Artículo escrito para el Portal de Televisión y Teleseries, hace unos 3-4 años atrás... Hay cosas que no cambian!. LA TELEVISIÓN QUE UNGE DE CONNOTACIÓN Y LUEGO DESTRUYE SU CREACIÓN. Probablemente desde que la cajita existe, su poder masivo, su llegada casi "entrometida" a los hogares, en toda hora, momento y circunstancia, ha otorgado a la TV un rango dentro del mundo publicitario casi al borde de "vital"... Es así como esa misma TV, ha consagrado a muchos como "ídolos", pero que también muchas veces termina por asesinarlos como si fuera un perfecto infanticidio... Palmenia Pizarro fue "top" dentro de la tv del pasado, como lo que hasta hace no mucho era Anita Alvarado, Álvaro Ballero, o incluso Marcelo Ríos, y hoy por hoy probablemente son objetos de admiración para el medio figuras como Mauricio Pinilla, delantero del Chievo Ver

"La Voluntad Política", 1a Parte.

Definiciones así no existen en el diccionario de la RAE, pero debería ser algo como un "dícese de aquella mágica invocación que realizan los políticos a la hora de querer sugerir que tienen voluntad propia y que, dicha voluntad, se traspasa desde el soberano hacia los parlamentarios". Ok, no podría negar que en una sociedad como la chilena, se postula que todo se puede solucionar dictando una ley, un reglamento, un decreto (de hecho, eso ya ha sido tocado en algún otro blogazo previo por ahí), pero ello no será posible mientras no exista "voluntad política". ¿Que podemos entender por "voluntad política"?: Si desglosamos el concepto, podremos ver que se refiere a la voluntad (en perfecto español "juvenil" son "las ganas de hacer algo") política (de los "idiotas" que practican la política, como el arte de gobernar y todas esas mágicas cosas que vienen de la época de la primera edición de "El Príncipe"). Caray!, que gra