martes, 17 de marzo de 2009

Por qué los Abogados son tan parcos?

Primero, subrayar hasta el cansancio que aún no soy Abogado, soy Egresado de Derecho. Tengo un cliente, para estos efectos lo llamaremos Sergio… El cuarenteañero Sergio es muy especial, me llama cada 15 días, y a pesar de que lo instruí en contrario pues este caso se me delegó de manera personal, independiente, autónoma y todo sinónimo conducente a decir “es mio propio, único y exclusivo”, él continúa asistiendo a la oficina y llamándome cada 15 días…
El público lector cercano al mundo del Derecho, comprenderá que cuando se solicitan oficios a otros tribunales hay que esperar… y esperar… y esperar… Y también comprenderá que un juicio civil dura con suerte 4 años sumadas todas las instancias… Pero Sergio insiste en llamar, asumiendo que con ello yo “reaccionaré” y apuraré lo suyo, en consecuencia que más apurarlo y rogar por darle curso progresivo no me ha sido posible. En fin, el hecho es que hoy me llamó y me di el gusto de mi vida con él: Mariconamente lo cité a mediados de abril a una reunión a Santiago y a que en este período me reúna los $ 25.000 de la notificación que son para la querida receptora.

De hecho el buen Sergio tardó unos segundos en recuperar el aire para seguir hablando.
Supongo que por eso el Abogado promedio es parco, serio, indiferente y actúa con cierta frialdad por sobre de los eventuales juicios que pueda llevar, pues en caso contrario se te suben por el chorro y te atosigan de manera ociosa, si el proceso no puede ir mas rápido que los Tribunales (de hecho la última providencia tardó… 45 días?, en salir del despacho del Juez…).

Cabe hacer presente que el derecho de Sergio en esta demanda es inmenso e indudable, pues se le acusó de robar en el supermercado donde trabajaba y, so pretexto de ello, despedirlo. En sede laboral la empresa que para estos efectos llamaremos “C.N.KoZud.” no fue capaz de demostrar tal imputación y fue condenada…
Ahora vamos por los daños y perjuicios que a cualquier individuo le genera el ser acusado de un delito que no cometió, más aún si para conseguir el trabajo siguiente acá en Chile te piden referencia del trabajo anterior y del por qué te cesaron de él.

Loco todo.