miércoles, 29 de diciembre de 2004

Un buen día...

En un buen día compartes con los tuyos, te diviertes y tratas de divertirlos, de complacerlos, de alegrarlos, de cubrir sus carencias (que ojalá no tengan), en un buen día lo pasas bien y no hay espacio para lo malo...
.
Pero nunca sabemos a ciencia cierta cuando será el fin, o el comienzo de lo nuevo... Hace un año veía a una persona que quiero muchísimo, con muchísima dificultad para respirar, pero lúcida, simpática, con una fuerza interior tremenda, con un espíritu precioso y una sonrisa que dejaba entrever su amor.
.
Esa noche, hace 365 días estuvimos largo rato, de 21:30 a 23:55 o quizás mas... Nos fuimos... me devolví a decirle "mañana salgo de clases!, nos vemos mañana"... Hubo un "mañana", pero fué distinto, fué un mañana accidentado, complicado, probablemente de los días mas largos y difíciles que me haya tocado experimentar... nos dejaba... Uno es mezquino a la hora de la muerte, llora por los que se van, porque no estarán mas con uno, y porque todo el contenido cerebral, de experiencias, consejos, vivencias, simpatías y demases no tiene recuperación... Si fueramos un computador, nuestro disco duro podría salvarse y así, nuestros descendientes entretenerse (o aburrirse) leyendo o escuchando nuestras cosas, pero ¿lo querríamos?...
.
El dolor es para que duela, y con lamentarse no pasa... Así es...
.
Hoy murió el hijo de Aldo Cornejo en un accidente en Viña, 22 años, la vida por delante... Hace un año y medio, trágicamente murió el hijo de una tía de Santiago, tenía 26 años y cayó por un barranco entre Arica y Pisagua, y el cinturón de seguridad lo mató, pues no pudo saltar del auto... Probablemente los padres de estos jóvenes han de estar destrozados, la verdad es que la pérdida de un ser querido es como una astilla, de vez en cuando la sientes aunque no la veas, y no te la puedes sacar... Y la gente trata de aferrarse a cosas celestiales para dar respuesta y conformidad al dolor...
.
No falta el desatinado que muere para las fiestas... Así es...
.
Y eso le agrega rudeza a la pérdida, eso de ver a todo el mundo en otra, incluídos los curas, trabajadores del cementerio, y toda la gente que quizás uno quiso ver en el funeral y no llegó, precisamente por la fecha...
.
Este es un mundo de complicaciones, nacemos con complicaciones, vivimos con complicaciones, y una complicación final nos mata y nos deja calladitos para siempre, ¿eso es ser optimista?, en absoluto, pero es ser práctico, y ser un poco melancólico...
.
Por mi "Gueli".