lunes, 14 de febrero de 2011

Abrir la ventana para tomar aire

Hace mucho tiempo, muchísimo, no abría la ventana para tomar aire...
El lector creerá que vivo en una burbuja como lo hizo alguna vez Mónica Madariaga.. NO!, es una metafora... Es encerrarse con lo que se tiene y punto, y no abrir esa ventana para conocer gente, para compartir con gente...
Por regla general me defino como "antisocial", no necesariamente porque sea amargado o fome o algo -aunque no puedo tampoco decir lo contrario, sería tirarme flores yo solo-, sino porque o no se da o tengo otras cosas que hacer, o porque me encierro puertas adentro en una que otra relación sentimental.
(Ojo que sigo creyendo en el encierro de la relación sentimental!, en parte razonable claro está).
En enero y lo que va de febrero, me abrí a nuevas experiencias, nuevas personas, nuevos lugares... La resultante?, reencantarme de la humanidad. Pensé que no quedaba gente en mi sintonía, pero si quedan!, ¿y que me ratifica eso?, que quizás no estoy tan equivocado en ser como soy y vivir como vivo... En que buscar ternura, simpatía, estabilidad, comprensión, fidelidad y otras cosas de un corte más "íntimo", pueden conseguirse en una misma persona... A su vez, que esa persona no tiene por qué estar 24/7 junto a mi.
Mientras, sigo ensayando como vivir, siendo extremadamente franco con mis sentimientos -buenos y malos-, dejando de cargar con el dolor de otros...
Mi ex psicóloga me lo dijo muchas veces, yo jugaba a ser Dios y no soy Dios... Puedo tratar de morigerar los pesares de la gente, pero recordando que esos pesares no pueden estar por sobre mi integridad y, además.
De todas formas no tengo idea de que demonios pasará en el futuro... ¿Acaso alguien lo sabe? jajaja.