sábado, 7 de marzo de 2009

Ahora entiendo todo!... Bueno, casi.

No es que en épocas malas me "ponga" callado, disparador de ironías, particularmente receptivo y frío como forma de revancha... Es más bien que así soy en esencia, o bien, que es la forma que me genera mayor seguridad en tiempos de crisis.
Y tiene sentido!, hay que volver a las trincheras cuando se está expuesto a un ataque externo, hay que reagrupar las filas, hay que volver a la cohesión de las ideas para luego volver a la carga.
Es como mi añeja frase, "a veces hay que retroceder un poco, aunque sea para agarrar vuelo".
En cualquier caso, hace 15 años no era ni un 20% lo que soy hoy, hace 10 no lo era ni en un 40%... El cambio ha sido bastante pronunciado -aunque para la foto parezcan detalles, la forma en que actúo para mi es fundamental-, y probablemente de ahí surge la sensación de "confianza entrañable" que me generan determinadas personas (un puñadito) con quienes puedo ser aún quién soy, no recibiendo tanta crítica velada.