jueves, 31 de mayo de 2007

TranSantiago: Ideas al aire sobre su fracaso


Si fuese como algunos dicen, que "el sector privado no dió el ancho", que "la derecha intenta manipular la situación para obtener provecho político" o esa clase de cosas, por un segundo deténgase usted lector a pensar quien confeccionó las bases de los concursos y licitó los recorridos... En definitiva, quién puso las reglas del juego.


Si en el MOPTT del (impopular desde siempre y cada vez mas públicamente justificada su impopularidad) "ciudadano" Lagos no fueron suficientemente "habilosos" como para hacer una concesión decente que, si bien garantize un sueldo fijo a los choferes, no permita que a estos les dé ídem respecto de si sube un pasajero o 500 en sus máquinas... Si esas mismas concesiones establecieron recorridos que en la práctica han resultado simplemente absurdos (y muchos han sido enmendados sobre la marcha por lo mismo).


Si mas aún le agregamos que en algunos sectores de la capital todavía se está terminando paraderos del TranSantiago... Hace ¿dos años atrás quedó claro que esto se echaba a andar?, ¿hace como un año lo postergaron?, ¿y tan ineficientemente no son capaces de cumplir con la entrega de los paraderos siquiera a tiempo?...


Sea una triste secuencia de cosas desafortunadas o simplemente la idiotez de tomar decisiones entre cuatro paredes, en los hechos TranSantiago se hundió solito hace rato, y lo que se hace en la actualidad es adaptarlo a la realidad de Santiago (lo que parece estúpido, pero así es), y eso mi estimado no comienza con la eventual negligencia de los privados, sino con la incapacidad de los públicos, que licitaron como las berenjenas y planificaron recorridos, ídem...

Para que comentar la aberración de traspasar 80 millones de Metro S.A. (platas de empresa estatal) al Administrador Financiero del TranSantiago para "tapar hoyos"...

Nunca ví una subsidiariedad del Estado tan marcada!!!.

Y menos aún comentar lo que algunas celebridades trasnochadas sugieren, que Metro pueda operar máquinas en superficie, ¿aló?... Tendríamos que echar mano a una batería de modificaciones legales, e inclusive principios básicos del Derecho Económico, como que el Estado interviene en actividades empresariales SOLO cuando los privados no quieren, no pueden o no deben.

Si ello se concibe, si ello se lleva más adelante, será el fin del "Estado Subsidiario" implantado por Pinochet y tan brillantemente mantenida en la misma mezquindad por los gobiernos de la Concertación, y el regreso de ese "Papá Estado" que nos cuentan nuestros padres, donde la salud y la educación pública eran decentes, donde existía calidad en el trato a las personas que debían recurrir a estos servicios, donde existía paz social, donde realmente se crecía en igualdad y se perseguía ideales mejores que falsificar facturas...

Pero no se busca eso, se busca "cambiarle la cara" al TranSantiago, para que uno de los proyectos mas ícono del gobierno del "ciudadano" no termine de naufragar junto a las máquinas amarillas que hoy circulan pintadas de blanco y verde.

Nuevamente se juega con la dignidad de la gente, y Bachelet no ha estado contigo, ni conmigo...



Saluditz!